Música en la sala de espera

“Música en las salas de espera”, se denomina un proyecto que, como tratamiento complementario, ha demostrado que disminuye la ansiedad, la depresión, el dolor, el estrés y el estado de ánimo en general de las personas que acuden a recibir tratamiento oncológico.

El proyecto comenzó a implementar en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) de México, donde fue instalado un piano y se invita a músicos  para que participen  interpretando melodías durante el horario de espera.  “La música es vista como un tratamiento complementario que puede beneficiar tanto a las personas que vienen a recibir atención médica, como a familiares y amigos y, al mismo tiempo, personal de la institución”, explica la doctora y pianista Raquel Menéndez-Aponte, coordinadora del programa.

El Dr. Abelardo Meneses García, Director General del INCan, agradeció a las artistas por su participación en este proyecto, con el cual se busca que las usuarias y usuarios “se sientan cómodos en este lugar, no como un hospital, sino como un hotel, dejando atrás el estrés, el dolor y puedan relajarse, tanto quienes están en tratamiento como sus familiares”.

“Lo disfruté mucho, la música me causa tanta paz, tanta tranquilidad y me da mucha esperanza”, expresó María Georgina Cavañas usuaria del INCan, que estuvo presente en la inauguración, cuando se instaló un gran piano que, a partir de ahora, engalana el vestíbulo de la nueva torre de hospitalización del instituto.

María visita el hospital cada semana y dice que ya es como su hogar. El que la música esté presente le produjo un impacto muy positivo: “me da mucha fe, siento que soy privilegiada al estar aquí… para mí ya no es un pesar estar en el hospital, ahora vengo con gusto, lo disfruto”.

Familiares y amigos también creen que el piano y la música traerán consigo tranquilidad y paz, ya que muchas personas pasan gran parte del tiempo en el hospital.

La pianista Guadalupe de la Mora manifestó que pudo constatar que el arte puede aportar a la sociedad mucho más de lo que los artistas creen, felicitó a la institución por esta iniciativa y espera que genere un precedente para que se replique en muchos otros espacios de salud.

Carmen Meléndez Romero, intérprete de flauta transversa, refirió que la música es una herramienta inusual en los centros hospitalarios y al romper la rutina, “ayudará mucho tanto a las personas tratadas como a sus familiares, ya que las vibraciones del sonido llegan hasta las células y siempre son para beneficiarte, no te dañan. Además, te distrae la mente y cambia las emociones”.

“Creo que todo el mundo estuvo muy contento de haber escuchado las melodías, cada uno de los músicos participantes en el proyecto se siente muy comprometido en colaborar para esta causa, dando un beneficio adicional a quienes acudan al instituto”, comentó Menéndez-Aponte, quien asegura tuvo el impacto que se esperaba.

Agregó que como este tipo de música es armoniosa, las personas la aceptan y llegan a sincronizar emocionalmente, incluso establecen cercanía con los músicos.

El programa “Música en las salas de espera”, estará abierto al público en general y habrá conciertos una vez al mes con diferentes instrumentos acompañando al piano e incluso cantantes que se espera se vayan incorporando progresivamente.

Fuente: Sumedico.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*