¿Por qué nos hace más felices festejar la Navidad?

La Navidad es una de nuestras  tradiciones más hermosas por su significación espiritual y familiar. El nacimiento, el árbol y demás adornos navideños nos traen gratos recuerdos y nos conectan con sentimientos más profundos, aquellos que sentimos durante la infancia.  ¿Pero sabías que festejar la navidad revela mucho de nuestro estado emocional?

Colocar los adornos navideños permite reducir el estrés y la ansiedad. La alegría de los festejos próximos y la actitud positiva  es clave para el bienestar. Las personas que acostumbran armar un nacimiento o colocar el árbol de Navidad, las luces y demás ornamentos, son gente más feliz; les agrada estar en contacto con aquellas cosas que los hacen dichosos.

Quienes cultivan el espíritu navideño están en la búsqueda de sí mismos, de su identidad y raíces familiares, construyen un camino para llegar a los recuerdos felices. Prolongan la emoción que produce la Navidad y las festividades de Año Nuevo.

El gusto por los adornos navideños es un signo de la capacidad que las personas tienen de socializar, de hablar y convivir con quienes les rodean. La decoración requiere de cierta planificación y precisión para colocar cada adorno en el lugar adecuado. Por ello, la concentración y paciencia pueden también caracterizar a estas personas.

Además, la iniciativa, el entusiasmo y la creatividad de las personas que gustan de festejar la Navidad es particularmente contagiosa. ¿Y quién no se quiere dejar contagiar por el espíritu de la Navidad?

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*