La verdad oculta de Rosie, La Remachadora

Rosie, La Remachadora no solo se convirtió en emblema de las trabajadoras norteamericanas sino que ha sido adoptada como símbolo de la mujer luchadora en muchas campañas a nivel mundial. Con la muerte de la dama que  fue modelo de este afiche  se cierra otro capítulo de su curiosa historia.

El pasado sábado falleció, en Washington, EE. UU., a los 96 años, Naomi Parker Fraley. Era, nada más y nada menos, que la mujer que inspiró uno de los íconos femeninos más importantes del siglo XX, pero estuvo a punto de desaparecer en el olvido de no haber sido por un acucioso investigador que logró reivindicarla. Esta es su historia.

Bajo el lema “¡Podemos hacerlo!”, una mujer con un pañuelo rojo de lunares en su cabeza se arremanga su braga azul de trabajo para mostrar los músculos de su brazo. Es Rosie la Remachadora (Rosie the Riveter, en inglés), un afiche que fue lanzado durante la Segunda Guerra Mundial para animar a las mujeres a trabajar en las fábricas y cubrir los puestos vacantes de los hombres que se habían marchado al frente.

La ilustración, obra del artista J. Howard Miller, cayó en el olvido tras la guerra pero resurgió con fuerza en los 80. Varias mujeres se atribuyeron haber sido las modelos del célebre cartel menos Naomí Parker Fraley que se mantenía en el más absoluto anonimato. Pero  J. Kimble, profesor de Comunicación de una universidad de New Jersey  inició una investigación en 2010 para descubrir la verdadera identidad de la famosa obrera. Tras años de búsqueda,  la encontró. Se trataba de una camarera de California que a los 20 años, tras el ataque de Pearl Harbor, se fue a trabajar a la estación Naval Aérea de Alameda junto a su hermana Ada, de 18.

Hasta hace apenas dos años, se creía que la mujer que  sirvió de modelo para el famoso ícono era la ya difunta Geraldine Hoff Doyle, que en 1942 había trabajado en una planta de prensar de metal. Doyle vio por aquel entonces el cartel y creyó reconocerse en aquella figura. Hasta en su obituario fue despedida como la popular guerrera de los años 40. Algo que Kimble terminó por descartar en su investigación. El académico cree que Geraldine actuó de buena fe, pero no entendía porque nadie cuestionaba su versión.

El enigma se resolvió cuando, tras remover cielo y tierra, Kimble encontró la copia de una foto en un mercado de antigüedades. Tenía la fecha 24 de marzo de 1942 y un breve texto que permitiría aclarar al misterio: “La bella Naomi Parker fue pillada como si quisiera meter la nariz en el torno donde está trabajando”. Entonces el investigador se dedicó a buscarla. Vivía en California con su hermana Ada.

Foto original de 1942 que sirvió para despejar el misterio

En el 2016, seis años después de comenzar su minuciosa búsqueda, el profesor James Kimble pudo localizarla y se presentó, ramo de flores en mano, en casa de Naomi Parker Fraley en California.

“Estaba muy emocionada porque, al fin, alguien estuviera allí para escuchar su historia. En ese momento habían pasado cinco años desde que se dio cuenta que su imagen era identificada con otra persona. Sin embargo, no se atrevió a gestionar la debida aclaratoria porque pensó que  nadie le creería”, recuerda Kimble.

Afortunadamente, el investigador rescató la verdadera historia de este personaje. Geraldine Hoff Doyle se despidió del escenario de la vida, pero permanecerá por siempre en la imagen de Rosie, La Remachadora.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*