Humanicemos la medicina

En muchos profesionales de la medicina se ha registrado una pérdida del sentido humanista. Son presa de una cultura impersonal, de un trato frío y muy técnico hacia las personas que atienden, que cada vez más se quejan de este procedimiento. Desde una perspectiva de Derechos Humanos se impone la necesidad de un nuevo modelo de relación entre el médico y quien acude a su consulta. En Funcamama nos esforzamos cada día por brindar este trato humanizado a nuestras usuarias y usuarios. 

El sistema de salud moderno ha desbancado la tradicional actitud paternalista del médico, la calidad de su comunicación con sus usuarios. La deshumanización ha sido propiciada por el crecimiento de los servicios de medicina, el avance de la tecnología y la creciente cantidad de usuarios. “Estamos tan cargados de trabajo que, muchas veces, se nos olvida hasta el nombre del paciente. Llegamos a designarlo por el tratamiento que tiene o su padecimiento. Decimos, por ejemplo, pásame al niño de la leucemia o a la niña de la diálisis peritoneal y no sabemos que se llaman Pedrito o María. Nos olvidamos de eso que es tan elemental en una atención humanitaria, y no porque seamos malos seres humanos o malos médicos. Por el exceso de trabajo, nos olvidamos de ver a los pacientes como los seres humanos que son”, escuchamos comentar a un médico de un centro asistencial público, pero también sucede en el sector privado.

Es momento de volver a la humanización de la atención médica, retomar el principio básico y primigenio de “no causar daño” que, de hecho, es el mandato principal de la bioética actual: la no maleficiencia, no hacerle mal a la persona efectada por alguna condición patológica. Y eso hay que sembrarlo en el alma de los estudiantes de medicina. Igualmente, la información al usuario, que no es otra cosa que darle a conocer qué es lo que tiene, las alternativas de tratamiento y curación, los métodos a seguir y los riesgos. También se debe practicar la equidad. Es muy importante que todas las personas tengan el mismo derecho a una valoración justa y tratamiento adecuado, sin distinción de raza, sexo, condición social o tendencia política. A todos se les debe tratar como seres humanos, reconocer que tienen derechos y que hay instancias para hacer valer esos derechos.  Los centros de atención médica, públicos y privados, tienen que ofrecer un servicio con calidad y calidez.

Para concluir, recordemos que la Salud es un Derecho Humano y que estos son los derechos de los usuarios de los servicios de salud:

  1. Atención médica adecuada y oportuna.
  2. Información precisa, oportuna y veraz sobre su diagnóstico, pronóstico y tratamiento.
  3. Aceptar o rechazar el tratamiento o procedimiento terapéutico que se le ofrezca.
  4. Confidencialidad de la información que proporcione a su médico.
  5. Otorgar su consentimiento por escrito con fines de diagnóstico o terapéuticos.
  6. Una segunda opinión sobre el diagnóstico.
  7. Atención médica de urgencia eficaz cuando sea necesaria.
  8. Un expediente clínico completo y obtener un resumen médico por escrito si lo necesita.
  9. Servicio de medicina preventiva.
  10.  Presentar su queja o inconformidad en caso de existir alguna irregularidad en la atención recibida.
  11.  Solicitar y obtener la información completa y oportuna respecto de los trámites que deba realizar.
  12.  Recibir del personal médico, en todo momento, un trato digno y eficiente.

Prensa Funcamama

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*