Cáncer y cuidados odontológicos

Los cuidados bucales adecuados permiten evitar algunos problemas bastante comunes a las personas que reciben quimioterapia o radioterapia. Ofrecemos algunas importantes recomendaciones.

Principales complicaciones que enfrentan las personas con este tipo de condiciones:

*Mucositis oral: Aparición de úlceras en la cavidad bucal. Causa dolor y malestar, y aumenta las posibilidades de bacterias.

*Xerostomía: Sequedad excesiva de la boca. Es común durante o después del tratamiento ya que causa cambios en las glándulas salivales.

*Decaimiento de radiación: La baja producción de saliva y la mala higiene bucal puede favorecer la aparición de caries dental.

*Infecciones oportunistas: Los tratamientos oncológicos hacen bajar el sistema inmune así que la persona se debe mantener alerta y tomar sus precauciones para evitar infecciones.

*Sangrado bucal: Se puede presentar al bajar las plaquetas o incluso suceder espontáneamente.

*Pérdida del gusto: Los tratamientos provocan cambios significativos en el cuerpo, incluyendo los que se producen en el paladar, haciendo que la persona no sienta el sabor de algunos alimentos.

*Pérdida de piezas dentales: La pérdida de dientes no suele ser común en personas con tratamiento oncológico, pero puede ocurrir si la persona descuida el cuidado diario.

Recomendaciones para cada caso

Para tratar y solventar los problemas bucales, es fundamental, ante todo, que durante todo el tratamiento, e incluso antes de comenzar, la persona tenga un acompañamiento odontológico con un profesional especializado en cáncer. La higiene bucal no puede dejarse de lado, aunque la región de la boca esté dolorida.

*Si hay mucha sensibilidad o dolor, se recomienda el uso de cepillos suaves y el lavado con soluciones antisépticas sin alcohol.

*Para aliviar la mucositis oral, la persona puede utilizar soluciones isotónicas, el tratamiento antiinflamatorio y el láser, conocido como la terapia con láser, que también muestra excelentes resultados.

*Cuando hay reducción de flujo salivar y la boca se seca, se puede usar protector labial a base de lanolina y lubricantes bucales, conocidos como saliva artificial. Así, se evitan posibles heridas e infecciones.

*Sangrado de las encías también puede estar asociado con la placa, que causa inflamación en el sitio. Para evitarlo, la persona debe practicar la forma correcta de cepillado y si es necesario acudir a un odontólogo con experiencia en caos oncológicos, para remover esas placas por medio del tratamiento periodontal.

*Las infecciones oportunistas requieren toda la atención posible. Para tratarlas, se indican medicamentos tópicos u orales, que sólo deben utilizarse con el acompañamiento del médico tratante y de un odontólogo.

*Si hay pérdida de pieza, los implantes dentales pueden ser indicados. Es muy importante el estado clínico de la persona: si está en remisión completa, este procedimiento está liberado; pero si aún está en tratamiento con quimioterapia o radioterapia, la persona está más expuesta a posibles infecciones en el lugar del implante, lo que no debe ocurrir. Las personas que reciben radioterapia en la región de la cabeza y del cuello o que han hecho uso de los medicamentos del grupo de bisfosfonatos (utilizados en el combate a problemas óseos), tienen restricción a la colocación de implantes.

*Uso de aparatos de ortodoncia debe suspenderse durante el tratamiento para evitar sangrados y posibles infecciones. Sólo después de dos años de remisión se puede hacer el tratamiento de ortodoncia normalmente.

Cuidados para sobrevivientes

Los tratamientos del cáncer pueden causar efectos secundarios de larga duración, llamados efectos tardíos, los tipos de efectos tardíos que experimenta una persona varían según los tratamientos que haya recibido. Todos los sobrevivientes de cáncer deben recibir atención de seguimiento para detectar y controlar los efectos tardíos.

Un efecto tardío es un efecto secundario que sucede meses o años después del tratamiento, y muchas personas que han recibido tratamiento del cáncer presentan riesgos de desarrollarlos. El tratamiento de los efectos tardíos es una parte importante de los cuidados después del tratamiento del cáncer, a menudo llamados cuidados para sobrevivientes.

En quienes tienen o tuvieron una condición de cáncer de mama, la radioterapia tiene menor incidencia en la boca que la quimioterapia, la cual puede producir efectos tóxicos tanto en las células normales como en las cancerosas, por lo que sus efectos repercuten tanto en el sistema gastrointestinal como en la boca. Estas complicaciones bucales entorpecen la alimentación de las personas, por esto es importante el cuidado odontológico antes, durante y después de la quimioterapia.

Antes de comenzar la quimioterapia, se debe realizar una limpieza dental profunda e iniciarse un régimen efectivo de higiene oral para reducir la posibilidad de infecciones. Se debe mantener una limpieza cuidadosa de los dientes y en la consulta odontológica se deben eliminar todos los factores de irritación, tales como cálculos, caries y prótesis, entre otros.

Antes de iniciar la radioterapia, es importante preguntar al oncólogo todas las dudas sobre cualquier aspecto del tratamiento, ya que él podrá responder y asesorar de la forma más adecuada de higiene bucal y general durante el mismo.

La higiene oral sistemática rutinaria es importante para reducir la incidencia y la gravedad de las secuelas orales del tratamiento. La higiene oral eficaz es importante durante todo el tratamiento del cáncer, con énfasis en comenzar antes del inicio del tratamiento.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*