Urgencia y emergencia, ¿Sabes la diferencia?

A pesar que acostumbramos utilizar ambas palabras como si fueran parecidas, debemos conocer las diferencias entre ellas para evitar confusiones.

Son muchas las ocasiones en las que estamos en una situación de peligro o de miedo y llamamos o acudimos a alguien diciendo que estamos en una urgencia o una emergencia, indistintamente. Y, a pesar que todos entendemos por urgencia o emergencia lo mismo ya que lo asociamos a una situación en la que una persona necesita ayuda lo más rápido posible, no son exactamente iguales.

¿Qué es una urgencia exactamente?

Una urgencia es algo que debe resolverse de forma inmediata. Es una situación de salud que se presenta repentinamente sin riesgo de vida y que puede requerir asistencia médica dentro de un período de tiempo razonable, entre 2 o 3 horas.

Partiendo de este significado de urgencia, cabe destacar que en los distintos centros hospitalarios existe un área para tratar estas situaciones. Es dónde se atienden a todos aquellas personas que por el momento en el que se ha producido un daño o una patología así como por la gravedad de la misma, necesitan una atención médica fuera de lo que serían los servicios de consulta primaria.

Algunos ejemplos de urgencias habituales son:

*Dolor de estómago

*Diarrea

*Fiebre

*Crisis de asma leve

*Faringitis

¿Qué es una emergencia?

Ahora que sabemos que es una urgencia y cuándo se debería emplear ese término, entenderemos mejor en qué se diferencia de una emergencia. Pues bien, cuando hablamos de una emergencia hacemos referencia a una situación crítica de peligro inminente para la vida de la persona afectada y que requiere una actuación inmediata. Estas situaciones suelen ser, por ejemplo:

*Cuando la persona está inconsciente.

*Si se sospecha que haya podido sufrir un infarto o un paro cardíaco.

*Si se observan graves quemaduras.

*Cuando la persona tiene dificultades para respirar.

Por lo tanto es una situación de salud que, al igual que la explicada anteriormente, se presenta de manera repentina. Sin embargo, en este caso, se requiere un tratamiento o atención inmediata, ya que es en las situaciones de emergencia cuando hay una alta probabilidad de riesgo de pérdida de vida de la persona.

Diferencias básicas entre ambas

Ahora que ya conocemos lo básico de estos dos términos, veremos algunas diferencias que nos permitirán identificar una situación de urgencia de una de emergencia con más facilidad. Para empezar, estos dos términos tienen definiciones diferentes, como ya lo hemos visto. Una urgencia es una patología cuya evolución es lenta y no necesariamente mortal, pero que debe ser atendida en un cierto periodo de tiempo para evitar complicaciones mayores. Por otro lado, una emergencia es una situación que pone en peligro inmediato la vida de una persona o la función de un órgano.

Estos son algunos ejemplos prácticos de ambas situaciones:

Urgencias. Hipertensión, traumatismos, quemaduras, diarreas. Estas patologías si no son tratadas pueden evolucionar a una emergencia.

Emergencia. Pérdida de consciencia, hemorragia, posibles fracturas óseas o heridas profundas.

Otras diferencias entre estos dos términos son que en una emergencia la vida del paciente corre peligro y que aparece casi siempre de forma súbita. También requiere una respuesta especializada inmediata, en menos de una hora. Por otra parte, suele necesitar hospitalización, precisa asistencia in situ y un transporte especializado.

Además, en una emergencia la solicitud de atención no procede de la propia persona afectada y el personal que lo atiende requiere información específica. En cuanto a una urgencia, difiere de una emergencia en todos los puntos anteriores.

Tipos de urgencia y de emergencia

También podemos ver diferencias en los tipos de urgencia y de emergencia que hay. En cuanto a las urgencias, podemos distinguir tres: la urgencia subjetiva, la urgencia objetiva, y la urgencia vital. La urgencia subjetiva se basa en la perspectiva de la persona que solicita la ayuda. En cuanto a la objetiva, compromete la salud o la vida de la persona desde la perspectiva del personal sanitario. Y por último, la urgencia vital. Esta es la falta o compromiso de las funciones vitales y se puede comparar con una emergencia.

En cuanto a los tipos de emergencias podemos distinguir: Emergencia ecológica. Como por ejemplo el calentamiento global o un derrame de petróleo. Emergencia rural. Los incendios forestales son un buen ejemplo de este tipo de emergencia. Emergencia sanitaria. Es aquella emergencia que fue causada por una pandemia o epidemia, como por ejemplo, el ébola. Estado de emergencia. Cuando en un país transcurre algún hecho que amenaza la paz a los ciudadanos.

Fuente: Mejor con salud

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*