Epidemia mundial de sedentarismo

Más de un cuarto de la población del mundo, es decir, 1.400 millones de personas, no realiza la actividad física o deportiva suficiente para mantener la  salud. Así lo revela el último informe global sobre el sedentarismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), motivo por el cual califica al sedentarismo como una de las epidemias que más afectan a la sociedad actual. Cabe recordar que la inactividad aumenta el riesgo de muchos trastornos de salud, como afecciones cardiovasculares, diabetes y cáncer. La OMS recomienda dedicar al menos 150 minutos de  actividad física o deportiva de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física intensa por semana, o cualquier combinación equivalente, para mantenerse saludable.

¿Quiénes sacan peor nota?

En el informe de la OMS la media global de inactividad física es del 27.5% de la población mundial. Al desglosar por género, es 23.4% para los hombres y 31.7% para las mujeres. Este último dato es comprensible considerando que las tareas domésticas siguen estando reservadas para ellas.

Los países más sedentarios son EE.UU. Kuwait, Inglaterra y Japón, donde la proporción de personas inactivas es de 42%. Entre los países que encabezan la tendencia al aumento de la inactividad también se cuentan Alemania y Nueva Zelanda, ambos con un 37%. A nivel global, la población que más actividad física y deportiva practica se ubica en Oceanía, Asia y África subsahariana. Por cierto, Uganda es el país menos sedentario.

En América Latina el país con el índice de inactividad más bajo es Uruguay, con un 22%, seguido de Chile (26%) y Ecuador (27%). Venezuela con 31%  se ubica en una escala intermedia. En contraste, la nación latinoamericana con más sedentarismo es Brasil, con un 47% de adultos inactivos, seguido muy de cerca por Costa Rica (46%) y Colombia (44%).

La diferencia es especialmente pronunciada entre países pobres y ricos: La prevalencia de sedentarismo es más del doble en los países de altos ingresos con relación a los países de bajos ingresos, donde sus ciudadanos se mantienen más activos físicamente. No obstante, el estudio no tuvo en cuenta solo la actividad que se realiza en el entorno laboral, sino también en el tiempo de ocio.

Los expertos consideran que esto es debido a la transición en los países ricos hacia trabajos y pasatiempos más sedentarios, combinada con un mayor uso de la tecnología y del transporte a motor. Al contrario, en los países de ingresos más bajos la gente hace trabajos que implican una actividad física moderada y caminan o usan transporte público para ir a trabajar.

La ciencia médica suele dividir las enfermedades en dos grandes tipos: las transmisibles (como la hepatitis, por ejemplo) y las no transmisibles (cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias y la diabetes). Si bien la causa de las primeras escapa un poco más a nuestro control, las segundas y más peligrosas pueden ser prevenibles en gran medida mediante una receta muy sencilla: sana alimentación, evitar tóxicos (como alcohol y tabaco) y, sobre todo,  hacer ejercicio físico o practicar algún deporte. De manera que la recomendación es anotarse en la campaña “Cero sedentarismo”.

Prensa Funcamama

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*