La belleza de ser una mujer “plana”

Emily Hooper

Dos Mujeres Victoriosas  que, después de una mastectomía doble radical, decidieron no ponerse prótesisis, ofrecen su testimonio y reivindican la belleza de ser una “mujer plana”. “Estoy orgullosa de lo que he superado y mi pecho lo muestra”, proclama una de ellas.

En la siguiente entrevista, publicada en el periódico digital “Daily Beast”, Catherine Guthrie habló con Emily Hopper sobre las motivaciones y las consecuencias de liberarse de prejuicios y vivir con orgullo como una mujer de pecho plano.

Emily Hopper, de 32 años, es una activista defensora de los derechos de las mujeres con cáncer de mama, artista y madre. En 2017, fue diagnosticada, recibió tratamiento de quimioterapia, le hicieron una mastectomía doble sin reconstrucción y radioterapia. En 2018 fundó “Empowerhaus”, un emprendimiento en línea para motivar y empoderar a mujeres con cáncer de mama. Ella todavía está en tratamiento.

Catherine Guthrie, de 47 años, es una periodista especializada en temas de salud, que en 2009 recibió una noticia inesperada cuando  le diagnosticaron cáncer de mama a los 38 años. Su testimonio de sobrevivencia lo plasmó en: “APLANADA: Recuperando mi cuerpo del cáncer de mama” (FLAT: Reclaiming My Body from Breast Cancer), libro de reciente publicación, cuyo título alude al hecho que, después de la mastectomía,  decidió no ponerse prótesis y seguir con su vida “porque una mujer es mucho más que dos mamas”.

La frase “no tener problemas” fue adoptada por un movimiento de mujeres que decidieron no hacerse cirugía reconstructiva después de perder una o ambas mamas. No es algo nuevo: los especialistas estiman que la mitad de las mujeres que pierden una mama por cáncer permanecen estables, mientras que 25% de las que se someten a mastectomía doble y no se ponen prótesis llevan una vida normal. La novedad es la tendencia floreciente de sobrevivientes que deciden mantenerse “planas” y lo asumen con orgullo.

Hasta hace poco, la mayoría de las mujeres mastectomizadas se escondían detrás de las prótesis. Por supuesto, muchas todavía lo hacen. Pero de la misma manera que las personas LGBTQIA viven cada vez más en voz alta, las sobrevivientes que han pasado por una mastectomía están comenzando a salir del clóset a lo grande. Incluso, han aparecido en medios de gran proyección, como The New York Times y The Chicago Tribune así como en programas de mucha sintonía como CBS Sunday Morning Show o “Transparent”, la popular comedia en serie de Amazon (con Anjelica Houston) y un especial de HBO con Tig Notaro, actriz de “pecho plano” que hizo parte de su presentación en topless.

Catherine: Entonces, ¿qué te motivó a “ser plana”?

Emily: ¡Fue tu artículo! (se refiere al publicado en The Oprah Magazine, en octubre 2017, bajo el título “¿Por qué más sobrevivientes de cáncer de mama van planas”). Ver la fotografía de Beth Fairchild fue tan enriquecedor. (La revista ilustró el artículo con una foto de Beth, una tatuadora plana y paciente con cáncer en etapa 4). Se parecía a mí en que estaba tatuada y en actitud desafiante. ¡Y a pesar que no tenía tetas, se veía tan hermosa! Fue la primera vez que vi a alguien así.

El tamaño de mi tumor significaba que tenía que hacer quimioterapia antes de la cirugía, así que eso me dio suficiente tiempo para sopesar mis opciones. En tu artículo mencionaste un grupo de Facebook llamado “Flat & Fabulous” (planas y fabulosas) así que me uní. También me incorporé a un grupo de Facebook para mujeres con cáncer de mama que se hicieron reconstrucción mamaria. En los grupos de Facebook, vi que algunas mujeres tenían una reconstrucción fantástica, pero también vi muchas cosas que me aterrorizaban. Publicaban historias sobre complicaciones horribles y pérdida de sensibilidad. Temía perder la sensibilidad en mi pecho, y quería hacer lo que fuera para volver a jugar lo más pronto posible con mi hija, Mia.

Catherine: Mantuviste una relación amorosa por 12 años, estás casada desde hace tres. Evidentemente, tú decides qué hacer con tu cuerpo. ¿Incluiste a tu esposo cuando tomaste una decisión tan importante?

Emily: Sí, nos sentamos y miramos las fotos juntos. Fotos de mujeres con mamas reconstruidas, así como fotos de quienes optaron por quedarse sin mamas. Las fotos de mamas reconstruidas no lograban convencerme. Hablamos sobre eso, y le dije que solo me preocupaba la posible pérdida de sensibilidad, que no podía imaginar dejar de sentir que me tocaba, perder esa conexión sensitiva de él con mi cuerpo. Al final, él me apoyó para quedarme “plana”.

Catherine: Debido a que mantengo una relación no convencional, mi pareja y yo ya superamos las nociones preconcebidas de lo que las mujeres “se supone deben llevar” a la habitación. ¿Cómo fue para ti esa experiencia íntima con tu esposo?

Emily: Honestamente, su apoyo me sorprendió al principio. Nuestra cultura pone tanto énfasis en que las mamas tienen una fuerte carga erótica para los hombres, que me preocupaba no ser atractiva sexualmente. Pero él me había visto pasar por un infierno, y solo quería que me sintiera mejor. Su actitud no cambió tanto como yo pensaba. Y debido a que mi pecho no perdió sensibilidad, todavía siento mucho sus caricias. Ahora tengo más confianza en mi cuerpo y en mí misma, esto ayudó mucho a mantener la pasión en la  intimidad.

Catherine Guthrie

Catherine: Lo que más me gusta de “ser plana” es una sensación de tranquilidad en mi cuerpo. Pude recuperar por completo mi fuerza y ​​rango de movimientos después de la cirugía y ambas cosas son muy importantes para mí. ¿Cuál ha sido la mejor parte para ti?

Emily: Es difícil expresarlo con palabras, pero diría que el sentirme libre. Las mamas de las mujeres están tan altamente sexualizadas en nuestra cultura que somos como esclavas de ellas. No tener mamas me da una sensación de libertad que nunca imaginé. De alguna manera se siente como un nuevo nivel de feminidad. Me he convertido en una persona que no está definida por sus mamas y que es realmente poderosa. Luego están las cosas prácticas, como sanar de mi cirugía rápidamente y poder volver a vivir mi vida. ¡Y pequeños detalles, como que ya no tengo más sudoración de las mamas ni tengo que preocuparme si están colgando o no! (Risas). Además, puedo pasar de un caluroso día de verano a una tienda con aire acondicionado y mis pezones no se ven.

Catherine: Creo que muchos lectores se sorprenderán cuando expresas con tanta convicción que alcanzaste “un nuevo nivel de feminidad”. ¿Podrías decir más al respecto?

Emily: Claro. Siempre he sido muy tímida. Fui intimidada en la escuela porque no encajaba con el resto del grupo. Nunca me obsesioné con mi cuerpo. Después de mi doble mastectomía, estaba preparada para afrontar lo que viniera porque los médicos me advirtieron que podía deprimirme y afectar mi autoestima. Sin embargo, la primera vez que me vi al espejo con mi pecho plano no me molestó en absoluto. Me sentí orgullosa. Fue la cosa más sensacional que me haya pasado. No tenía idea de que seguiría siendo hermosa incluso sin mamas. Durante los primeros segundos, ni siquiera noté que habían desaparecido. Eso fue poderoso. Era como si estuviera viendo mi verdadero yo por primera vez. Debido a esa sensación de descubrir mi poder personal y mi verdadera belleza, me siento más mujer que antes.

Catherine: Hace casi diez años que no tengo mamas y me sorprende que poca gente realmente lo nota. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de vivir plana?

Emily: ¡Estoy totalmente de acuerdo! A muchas mujeres les preocupa que la gente se dé cuenta, pero rara vez lo hacen. Con mi nueva confianza y mi amor corporal, no me importaría si se dieran cuenta. Me siento orgullosa de lo que he superado y mi pecho lo muestra.

Catherine: No quiero que parezca que “estar plana” es un paseo por el parque. Para empezar, ambas teníamos cáncer de mama a nuestros 30 años, que ya es algo traumático. Algunas veces extraño mis mamas. ¿Cuál ha sido la parte más difícil para ti?

Emily: Tengo días en los que extraño mis mamas, pero, en última instancia, no me da tristeza haber quedado “chata”, estoy enojada porque el cáncer me quitó las mamas. También estoy enojada porque el cáncer robó un año de mi vida con mi hija. Mia tenía 14 meses cuando me diagnosticaron y el tratamiento significó que me perdí un pedazo de su vida. Eso es difícil de reconciliar. Nunca recuperaré ese tiempo. Pero, igualmente ella me hizo seguir, hace que todavía me mantenga en pie. Ella es mi lado positivo.

Catherine: ¿Cuál crees que es la idea más equivocada sobre “quedar plana?”

Emily: Primero, la gente piensa que la belleza femenina depende de las mamas,  lo que definitivamente no es así. En segundo lugar, la mujer no tiene que pagar ningún precio para que la valoren. Es un anacronismo seguir dudando de nuestras fortalezas y capacidades, merecemos mayor crédito. Tengo más confianza en mí misma desde que no tengo mamas y me quedé “plana”. Sé quién soy y qué quiero en la vida.

Catherine: Recuerdo que una de las oportunidades en que me descontrolé fue cuando tuve que buscar ropa nueva. Todas las prendas que me gustaban eran para mujeres con mamas. ¿Cómo manejaste la transición de la ropa?

Emily: Revisé cada prenda de mi armario y descubrí que la mayoría me quedaban mejor que antes. También fui a una tienda de ropa usada y saqué todos los vestidos que antes ni remotamente me interesaban. Estoy hablando de más de 100 piezas. Pasé una hora probándolas todas. Salí de esa tienda con una idea innovadora de lo que se veía bien en mi nuevo cuerpo y un puñado de piezas nuevas, incluidos estilos que nunca podría haber usado teniendo mamas. ¡Eso me hizo sentir sexy! Me he divertido mucho vistiendo mi nuevo cuerpo. Mis piezas favoritas son vestidos y túnicas. Me encantan especialmente los vestidos apretados en la parte superior (que muestran mi pecho plano) y sueltos en la parte inferior, dando un aire insinuante a mis caderas.

Catherine: Ambas hablamos normalmente sobre nuestras experiencias. Tengo un blog donde escribí mi testimonio con el título de “Plana” (Flat). Mientras que tú hiciste un registro fotográfico de tu proceso desde el primer  día y creaste una firma, “Empowerhaus”, para defender los derechos de las mujeres que han quedado sin mamas. ¿Qué te impulsó a estar tan orgullosa de  ser una “mujer plana”?

Emily: Estoy blogueando en Instagram desde hace varios años con mi cuenta @MrmilyHyper, porque me encanta contar historias a través de imágenes. Cuando me diagnosticaron erróneamente, era joven y sabía que una de cada ocho mujeres padece cáncer de mama, estas tres cosas me motivaron a compartir mi historia. También me dedico a defender, con entusiasmo, la opción de “quedarse plana”. A mí no me fue presentada esta opción, por el contrario, los médicos me desalentaban, me decían que si tomaba esa decisión, lo lamentaría mucho. Pero resulta que “quedarme plana” fue la mejor decisión y probablemente lo sea para muchas mujeres.

Catherine: No tengo hijos, pero las mujeres con cáncer de mama me han dicho que decidieron hacerse una cirugía reconstructiva por sus hijos, especialmente sus hijas. No querían tener ninguna señal que recordara a sus hijos el cáncer o incluso preocuparles porque podría suceder a cualquiera de ellos cuando sean adultos. ¿Qué piensas decirle a tu hija Mia sobre tu decisión?

Emily: Criar a los hijos es algo muy personal, así que entiendo la posición de esas madres. Pero, por mi parte, voy a decirle la verdad a Mia. Le diré que mis mamas me estaban enfermando, e hice lo que tenía que hacer para vivir mejor mi vida. No quiero asustarla, sin embargo es importante para mí ser sincera con ella, especialmente porque tenemos antecedentes en la familia. Algunas veces me preocupa que le afecte haberme visto pasar por un cáncer. Pero, en última instancia, espero que ella sea una persona más fuerte al verme decir lo que pienso y vivir mi verdad.

Fuente: Daily Beast

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*