“A los hombres también nos pasa”

Peter Bagnall pensaba que el cáncer de mama solo afectaba a las mujeres

El emotivo testimonio de un hombre que no sólo transitó el proceso de cáncer de mama sino que compartió esta condición con  su pareja que también fue diagnosticada.

El cáncer de mama es una patología que afecta abrumadoramente a las mujeres, pero los hombres también la padecen. Peter Bagnall es uno de ellos. Peter tiene 56 años, es nativo del Reino Unido. Tras escuchar un programa de radio donde trataban este tema, decidió contactar a la emisora y ofrecer su testimonio. Este es su relato sobre cómo luchó después de ser diagnosticado con cáncer de mama, y sobre cómo él y su pareja Lorraine, que también tenía esta afección, lidiaron con ello.

Mi pareja, Lorraine, contrajo cáncer de mama en 2006, así que sé muy bien lo que atraviesan las mujeres cuando son diagnosticadas. Cuando me encontré un bulto debajo de mi pezón en 2013, no pensé ni por un momento que fuera cáncer de mama. Si no fuera por Lorraine, ni siquiera habría ido al médico. Me sentía como si estuviera engañando a alguien.

El médico me envió de inmediato al hospital y, después de una biopsia, se confirmó que era cáncer de mama. Fue un shock total. No sabía que los hombres pudieran desarrollarlo. Como hombre me sentí solo. Incluso cuando fui a realizarme una resonancia magnética, todas las áreas de espera tienen carteles que dicen “solo mujeres”. Sentí que mi caso era una especie de anécdota dentro de los casos de cáncer. Y la cosa no mejora. Porque cuando le cuentas a la gente que tienes cáncer de mama, se asombran mucho. Eso lo hace aún más difícil. Te sientes un bicho raro.

A menudo me contestaban: “No es tan malo como cuando una mujer lo tiene”. Yo pensaba: “Bueno, sí lo es. Sigue siendo cáncer”. Y aún me quedaba por delante pasar las operaciones y recibir tratamiento. Recordé cuando dicen “una mujer se siente menos mujer” cuando le extirpan una mama. Resulta que también yo me sentía menos hombre.

Mastectomía y desequilibrio

Después de la mastectomía, me sentí terrible al verme en el espejo. Siempre pensé que, como hombre, no tenía un problema de imagen corporal, pero me sentía desequilibrado. Sabía que la gente no se daría cuenta que tenía un pecho en un lado y nada en el otro. A fin de cuentas en un hombre se nota menos. Pero aun así, sentía que todos me miraban.

Los médicos no me ofrecieron reconstruir mi pecho o extirpar el otro para no sentirme desequilibrado. Les hablé sobre eso, pero me di cuenta de que pensaban que era raro por querer otra mastectomía. Pero yo solo quería que ambas partes fueran iguales. Seis meses después, intenté cortarme el pecho yo mismo, sé que suena extremo, pero a eso había llegado. Mi lado racional sabía que no era un gran problema, pero el lado emocional me impulsó a intentar cortarlo. Una noche, alrededor de las 2:00 am, bajé a la cocina y comencé a cortarla. Fue Lorraine quien me detuvo. Si no hubiera sido por los psiquiatras, no creo que hubiera podido hacerme otra mastectomía. Al final me hice la doble mastectomía. Hay dos departamentos diferentes involucrados en el cáncer de mamá. El de la salud física y el de la salud mental. Fue una lucha convencer a los médicos de que “realmente necesitaba extirpar el otro pecho”.

Nuestros viajes de cáncer

Lorraine y yo pasamos juntos por todo, tanto en su proceso de cáncer como en el mío. Fue un gran apoyo. Siempre acudíamos juntos a las citas médicas. En 2016, Lorraine ingresó en el hospital con un dolor severo en la espalda, y dos días después nos dijeron que el cáncer de mama se había extendido a los huesos. Así que tuvo que recibir quimioterapia.

Tuvimos los mejores 18 meses que pudimos haber tenido. Hablamos sobre todo de lo que se puede hablar. Sobre cosas de las que la gente no habla, pero sobre las que tienes que hablar. Tenemos nueve hijos entre los dos y nunca nos habíamos casado, pero en el hospital hicimos que bendijeran nuestros anillos. Esa fue nuestra boda y 15 días después murió.

Dolor inesperado y tatuaje

De alguna manera, creo que mi mente colocó en un segundo plano mi propio cáncer de mama. Puedo lidiar con el dolor cuando sé que va a suceder. Es el dolor inesperado, la ola que de repente se abalanza sobre ti, lo que me supera. La última vez que fui al hospital a hacerme un chequeo anual realmente me impactó. El cáncer había sido una gran parte de nuestras vidas en común, así que cuando estaba en la sala de espera, empecé a ver a Lorraine. Cuando llegaron las enfermeras estaba desconsolado.

Una de las ellas se acercó y dijo: “¿alguna vez has pensado en tener pezones?”. Era la primera vez que me ofrecían hacerme tatuajes con la imagen de pezón en el pecho. Era algo en lo que realmente no había pensado, pero ha marcado una gran diferencia. Los hombres muestran los pezones mucho más que las mujeres. Durante años no pude nadar y ahora cuando lo hago me siento mucho más seguro.

Peter antes y después de hacerse el tatuaje que imita los pezones

Un mundo solitario

Hasta que no conocí a otro hombre con cáncer de mama, cinco años y medio después de haber sido diagnosticado, no creo que hubiera aceptado realmente que yo también lo tenía. Todo este tiempo estuve muy aislado. Nunca había visto un grupo de hombres con cáncer de mama, nunca había conocido a alguien como yo. Era un mundo muy solitario.

Fue escuchando un programa en BBC Radio 5 cuando decidí contar mi historia. Los productores me pusieron en contacto con Giles, que también había pasado por una mastectomía tras un cáncer de pecho. Hablar con otro hombre que lo había sufrido y me comprendía me ayudó mucho. Me hizo sentir normal.

Sembrando conciencia

He aceptado que tenía cáncer de mama. Sufrí de cáncer de mama, es algo que los hombres pueden padecer. Me siento liberado al poder decir esto. Quiero concienciar a los que me rodean que no es una enfermedad exclusiva de las mujeres, a los hombres también nos pasa. Creo que Lorraine estaría orgullosa de mí por tratar de transmitir este mensaje. Puede haber alguien que lea esto, y sienta que puede hablar con alguien. Sé que eso haría feliz a Lorraine.

Fuente: BBC Mundo

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*